VIP ⭐ ATÉ 70% DE DESCONTO + ENVIO GRATUITO

VENDAS PRIVADASVENDAS PRIVADAS
00
00
00
00

Los 4 tipos de madera para muebles más usados

Ya sea porque quieres añadir en tu hogar el toque cálido y natural de la madera, o porque buscas un material estético y duradero, hay algunos detalles que conviene que sepas sobre esta categoría de muebles y decoración antes de que te los lleves contigo a casa. Resistir las ganas unos minutos más seguro que no te cuesta nada y te vale mucho la pena. Al fin y al cabo, lo bueno se hace esperar.

Para decidirte por un mueble de madera (si es artesanal, mejor), es fundamental que conozcas los diferentes tipos de madera que pueden emplearse en su fabricación y qué propiedades tiene cada una. Es más probable que así aciertes del todo con tu compra, ya que dependiendo del uso que quieras darle necesitarás un tipo u otro de madera, como sucede en el caso de los muebles para exteriores. 

 

Los 4 tipos de madera para muebles más usados

Conocer de qué tipo de madera se trata no solamente te indica qué cualidades y propiedades aportan al mueble; también te proporciona información muy valiosa sobre la procedencia y el origen de ese material. Este dato es especialmente importante si no quieres contribuir con tu compra a procesos de deforestación o degradación del medio ambiente y que están poniendo en jaque la salud de las personas y del planeta. En Hannun os animamos ahora y siempre a ser parte del cambio hacia un modelo de consumo consciente y responsable. 

Habiendo dejando claros estos dos motivos, y tal vez insistiendo de nuevo en que tú puedes provocar un impacto positivo en la sociedad y el medioambiente más significativo de lo que imaginas,  ahora sí, te contamos a continuación todo lo que debes saber sobre los principales tipos de madera que se emplean para fabricar muebles.

Diferencia entre madera dura y madera blanda

Para referirnos a los distintos tipos de madera, hablamos de dos grandes categorías: las maderas blandas y las maderas duras. Consiste en una primera clasificación que nos ayuda a segmentar los diferentes tipos de madera que existen y, aunque en ocasiones guarda una relación directa con el grado de dureza de la madera, no siempre es así. Es decir, no necesariamente se trata de maderas más duras o blandas. 

Por tanto, otro aspecto que debes tener en cuenta cuando nos referimos a maderas duras o blandas es que no es mejor un tipo que otro. Una vez más, se trata de saber qué estamos buscando y de elegir la categoría donde podamos encontrar mejores opciones que resuelvan nuestra necesidad.

Maderas duras

Las maderas duras proceden de árboles angiospermas como el arce, el roble o el castaño, que tiene flores, semillas y frutos. Otra característica de estos árboles es que son caducos y, por lo tanto, pierden sus hojas al llegar el invierno. Al ser una variedad de crecimiento lento, el precio de este tipo de maderas suele ser mayor que el de las maderas blandas. Por lo general, son más densas y resistentes, muy conveniente para su uso en espacios exteriores.  

Maderas blandas 

De forma contraria, las maderas blandas proceden de árboles gimnospermas como el pino y el abeto, sin flores, semillas y frutos. El crecimiento rápido y la facilidad de siembra propios de esta variedad de árboles los convierte en unos de los preferidos y más utilizados en la fabricación de muebles de madera. Son, por  tanto, maderas más económicas, pero que requieren más cuidados que los de la madera dura. 

Cuáles son los tipos de madera para muebles

Ahora que sabes cuál es la diferencia entre las maderas blandas y maderas duras, hemos seleccionado los dos tipos de madera más representativos de cada categoría para que puedas valorar qué mueble es el que mejor se adapta a ti: son las maderas de pino y abeto, y nogal y olivo, respectivamente.

Madera de pino

La madera de pino es una de las más conocidas y usadas en la fabricación de muebles. Tiene propiedades y cualidades muy buenas para el trabajo artesanal, como la flexibilidad, ligereza y resistencia relativa. Dentro de esta variedad, existen muchas especies de pino diferentes (Pino silvestre, marítimo, amarillo, laricio, insignis...), cada una con características y usos propios.

Además, se trata de un árbol abundante en la naturaleza y de fácil repoblación, por lo que su impacto en el medioambiente es mínimo siempre y cuando podamos asegurar que su origen es sostenible. Los sellos FSC y PEFC te darán la clave para saber si esta madera se ha extraído de forma respetuosa y responsable. 

Al ser una madera de categoría blanda, el uso del pino es preferible en espacios interiores con una exposición menor al clima. No obstante, es posible tratar este tipo de maderas con barnices ecofriendly u otro tipo de productos para dotarles de mayor resistencia frente a la humedad y la intemperie. Los nudos en la madera, generalmente de color blanquecina, son característicos en el pino y dan un estilo único y personal a la pieza.  

Mesa de comedor Umay - Mueble de pino

Madera de abeto

Ligera, con un característico color claro y la resistencia adecuada, la madera de abeto es otra de las opciones favoritas para muchas piezas de decoración y mobiliario de interior. Al igual que sucede con el pino, existen diferentes especies de Abeto, cada una con características y usos propios, aunque todas tienen en común el aspecto homogéneo de la madera. 

A la hora de manipularlo, los artesanos deben ser cuidadosos si emplean tornillos u otros elementos que pudieran marcar o deteriorar la madera. Por otra parte, se trata de una madera difícil de impregnar, por lo que no es habitual tratarla con barnices o tratamientos especiales y, por lo general, es propia de muebles con un estilo o acabado natural.

Espejo Amarie - Mueble de abeto

Madera de nogal

La madera de nogal es una de las más apreciadas para la elaboración de muebles. Está considerada como una de las maderas más resistentes y duraderas, con un característico color entre rojizo y café oscuro y una fibra veteada que le dan un aspecto original y la distinguen todavía más del resto de maderas. 

Aunque se trate de una madera fuerte y robusta, su tacto es suave y puede trabajarse con facilidad, incluso con técnicas manuales. También es propia de esta madera la capacidad de absorción de los barnices y tintes naturales para lograr diferentes acabados. 

No es difícil intuir que se trata de un tipo de madera más costosa en el mercado por su alta calidad y aspecto elegante.  

Madera de olivo

Nos reservamos el último lugar de esta lista para una de nuestras maderas preferidas, muy especialmente para el trabajo artesanal. Se trata de la madera de olivo, considerada como una de las maderas más duras y resistentes y muy apreciada por su precioso veteado irregular e imperfecciones. Se utiliza con frecuencia en muebles como cabeceros de cama, mesas, estanterías, o en objetos decorativos.

Es una madera que resiste años de uso diario e intensivo, por lo que también se emplea en cocinas y baños. Resiste bien las ralladuras y golpes, y su baja porosidad la convierte en una superficie prácticamente impermeable, en la que no traspasan los líquidos.

Sin embargo, estamos hablando de un árbol de crecimiento lento, y cuya forma y  tamaño compacto hacen que sea difícil extraer grandes piezas. Estas dos características del olivo, unidas al aspecto único de esta madera, la convierten en una madera muy preciada. Inevitablemente, tendremos que considerar que esto se verá reflejado en el precio de nuestro mueble, pero sin desmerecerlo. 


Deixar um comentário

Tenha em atenção que os comentários devem ser aprovados antes da sua publicação